Etiquetas

, ,

¿Un tutorial de Twitter… ahora? Pues sí, porque para eso tengo una sección llamada “Formación”. 😉

Estamos de acuerdo en que esta red social basada en el concepto del microblogging ha tenido un crecimiento absolutamente asombroso en el último año y que, a estas alturas, el público objetivo de éste blog ya es tuitero de pro pero de algún modo aún existe cierta reticencia al uso de esta red, sobre todo por parte de las empresas, por resultar a primera vista excesivamente caótica y ruidosa. Pero las estadísticas hablan por sí solas y, tanto si eres empresa como si eres un usuario al que le gusta estar “en la pomada”, twitter es una herramienta IMPRESCINDIBLE.

¿Por qué…?

1. Sencillez. ¿Hay algo más simple que un chat? Todos nos hemos pasado horas y horas picando teclas delante de una pantalla mientras conversamos con nuestros amigos. Bien pues, además imagina poder conversar con tus ídolos de la música o del deporte, con gestores de los blogs que sigues o con cualquier “entendido” del tema que te interese. Como un chat, así de simple.

2. Inmediatez. Una de las expresiones que más se utilizan en esta vorágine 2.0 es “a tiempo real”. ¿Qué te parece? Un actor firma un contrato para hacer una peli y lo tuitea nada más salir… ¿quién se entera primero? Ahora que estamos viviendo (y sufriendo) el controvertido y, en mi opinión, abusivo cierre de Megaupload, ¿quién creéis que dio la noticia? ¿Tele 5? ¿El Pais? Pues fue Alex de la Iglesia quien lo comentó ayer durante una entrevista que le hicieron en el Intermedio. Mientras que el gran público se enteró de esto por la televisión a eso de las nueve de la noche, en Twitter ya era “tema del momento” en todo el mundo.

3. Difusión. Dicho lo anterior, ¿qué crees que sucede con la hegemonía de la información? No es que quiera ponerme en modo anarquista pero en los últimos años el concepto de manipulación de la información/desinformación está más en boga que nunca. Pero en el momento en que el usuario se convierte a la vez en consumidor y emisor de esa información la posibilidad de acotar o controlar los temas de los que se hablan se reduce enormemente.

4. Trascendencia. Twitter trasciende la web… vale que la cita me la he sacado de éste artículo del gran Tim O’Reilly, creador del concepto de web 2.0. Pero esto es así ya no sólo por todo aquello de la indexación, el SEO y esa terminología a veces ininteligible (pero que ya iremos viendo), también por el hecho de que twitter sirve de fuente directa para los que nos llamamos bloggers de cara a postular y escribir sobre aquello que supone un motivo de discusión activa en esa red social. La vieja ley de la oferta y la demanda actualizada a los nuevos requerimientos 2.0. El usuario demanda a otros usuarios contenidos que respondan a sus necesidades. Y esto, al final, acaba trascendiendo a todas las capas de la sociedad (la digital y la otra).

5. Personalista. Es obvio, ¿no? En las redes sociales, incluso cuando hablas con un perfil de empresa, al fin y al cabo es una persona la que se pone al teclado. Lo que tienes ante ti no es el resultado de una estrategia diseñada con precisión quirúrgica en una sala de reuniones. Y esto en twitter se multiplica por mil. Las marcas van a (han de) procurar que te sientas atendido de tú a tú. Eso de “mi queja/propuesta no va a llegar a ninguna parte porque no soy nadie ante la súper mega corporación de turno” se ha acabado. La nobleza de las marcas que usan twitter en sus estrategias de marketing es la de tratar a sus seguidores como amigos.

6. Educativo. Las posibilidades de aprendizaje son infinitas. Y ya no hablo de enterarte de los cotilleos de la prensa rosa el primero u otros objetivos poco académicos. Me refiero a encontrar artículos de gente realmente puntera en su campo. Twitter está jugando un papel importante en que el concepto del conocimiento libre esté más en la palestra que nunca y, a pesar de las intentonas legislativas para ponerle puertas al campo, cada día hay más y más emisores de ideas que entienden que la finalidad del conocimiento es ser conocido. Aunque sólo sea por pura semántica.

7. Divertido. Sería hipócrita no reconocerlo. Twitter es tremendamente dinámico, entretenido y adictivo… y a poco que le pilléis el tranquillo se os pasarán las horas muertas vigilando el timeline en busca de auténticas perlas.

8. Irrefutable. Permitidme aquí que introduzca algunos de los espectaculares datos que avalan a ésta red social extraídos directamente de su propia web. En sus casi seis años de vida, a día de hoy, tenemos una comunidad cercana a los 200 millones de usuarios que emite 250 millones de tweets diarios lo que supone una tasa media de 3000 tweets por segundo. La penetración en la tecnología móvil supera el 50% con lo que si aún crees que es una red social de la que puedes prescindir te digo que ya tardas en abrirte una cuenta.

Y, como decía súper ratón, no se vayan todavía… ¡aún hay más! A finales del año pasado se publico un libro de Twitter; buenas prácticas, funcionalidades, estrategias, etc. Cuyos autores, concienciado con esto que hablábamos atrás del conocimiento libre, permiten la descarga gratuita del mismo desde su web. Personalmente no creo que sea la panacea pero sí un buen punto de partida.

Ya sabéis… nos vemos en Twitter.

Anuncios