Etiquetas

, , , , , ,

Venga, vamos todos a buscar en Google “¿Qué es Pinterest?”. La respuesta que vamos a encontrar en la mayoría de los resultados es la siguiente:

Pinterest es un tablón de anuncios virtual que “Permite organizar y compartir todas las cosas hermosas que encuentres en la web”.

Wow… la verdad es que propagandísticamente no tiene desperdicio. El diario El País en su edición digital con fecha 31 de enero definía así una de las últimas tendencias en lo que a Social Media se refiere. La verdad es que Paul Sciarra, Evan Sharp y Ben Silbermann, los creadores de ésta nueva red social, deben estar realmente agradecidos con la labor de promoción que les ha hecho el rotativo porque además de este abrumador titular apuntaban a que en esta red social se encuentran verdaderos “tesoros consistentes en viejos periódicos, copos de nieve, un chocolate caliente y bufandas de todos los estilos.” ¡Qué maravilla! Yo quiero estar ahí.

Pues mira que lo siento porque el artículo también asegura a que las invitaciones para entrar (esto no es como Facebook que cualquiera se abre un perfil en menos de dos minutos) tienen lista de espera. Ahora sí… mataré por una invitación a Pinterest.

No nos pongamos dramáticos. Si queréis una invitación a la nueva Red Social, sólo tenéis que pedírmela.

No quiero ser incendiario pero, ¿qué queréis que os diga? No le veo el (P)interés(t). Uno se encuentra ante una especie de página de resultados de Google Imágenes catalogados de ninguna manera y plagados de tiras cómicas de los Memes, frases lapidarias del Velociraptor Filósofo y chicas pin up en paños menores. Bueno, igual es que a la hora de configurar mis gustos e intereses no terminé de estar acertado. Por otro lado no me extraña porque aficiones como cine o teatro directamente no existen y además una vez señalas cuáles son tus intereses ya no los puedes cambiar.

Lo de la interfaz minimalista, bien… pero creo que le faltan algunas opciones que terminen de diferenciarlo y otorgarle una entidad propia. Se pueden subir

imágenes, crear álbumes (boards), darle al Me gusta, compartirlo en Twitter y Facebook si se tercia y hacer “Pin”… que no es otra cosa que copiar la imagen o el video en cuestión en tu perfil personal como el “Compartir” de toda la vida. Aquí, claro, habrá quien apunte a que la red social al fin y al cabo es un proyecto nuevo y que tiene mucho camino por recorrer pero, ojo, Pinterest se crea a comienzos del 2010 y sólo en el momento en que desarrollan una App para móviles comienza a funcionar. Ahora, casi dos años después nos llega como la revolución del Social Media, como esa tierra prometida que emana “chocolates y bufandas” y con la cual podremos, configurando esto y aquello, hacer algo similar a lo que Picassa, Flickr o Tumblr hacen desde hace ya ni se sabe con la salvedad de que en el caso de Pinterest hay que tener especial cuidado con el tipo de contenidos que compartimos y la repercusión que esto puede tener.

Las cifras son muy interesantes, todo sea dicho. En algo más de un año de vida ya superan los tres millones de usuarios de los cuales el 59% son mujeres de entre 25 y 44. La red social según Alexa es el 26º sitio más visitado en Estados Unidos y el 126º en todo el mundo y, por si esto fuera poco The New York Times, Time Magazine y Mashable ya lo usan. Las posibilidades de realizar promoción de negocios y artículos de consumo son grandes ya que al estar basada en la fuerza de la imagen hay ámbitos en los que resulta un aliado casi indispensable. Sectores como los de la decoración, la moda o el maltrecho sector inmobiliario pueden (y deben) utilizar esta plataforma para conformar sus catálogos virtuales en los que dar promoción y salida a sus productos. A poco que busques es fácil encontrar algunos interesantes tutoriales e infografías como la que os dejo a continuación or cortesía de wwwhatsnew de cómo potenciar tu imagen de marca a través de Pinterest y con todo esto realmente, aunque el que suscribe no termine de estar muy convencido, hay que pensar en aquel refrán que dice que “toda piedra hace pared”.

Se puede comprar. Existe una sección dónde buscar cosas y poder hasta segmentar por la cantidad de dinero que te quieres gastar y cuando las opciones de geolocalización (coming soon) estén disponibles supondrá un empujón importante para atraer ventas a las empresas cercanas al usuario. Será como tener un escaparate que aglutine los artículos de todos los comercios que te rodeen (y estén en la red, claro). O incluso restaurantes… ¿por qué no subir un suculento plato de pasta para anunciar las especialidades del restaurante italiano del barrio? Sería como tener el menú de todos los restaurantes próximos y que la comida te entre “por los ojos”.

La pregunta es, ¿viene para quedarse? Nunca se sabe. En este mundo volátil no se puede asegurar la permanencia de nada y mucho menos de una red social que nace con, a mi entender, tantas carencias. Son muchas las que nacen como grandes promesas y al final se pierden en el olvido. Pero, como decía Joaquín Sabina, más raro fue aquel verano que no paró de nevar.

Anuncios