Etiquetas

, , , ,

Quizá este post sea el más irrelevante desde el punto de vista de la formación y difusión de ideas sobre Social Media que pueda haber en este blog. Quizá. O quizá es una muestra de respeto, admiración y agradecimiento más que debida a la comunidad que se ha generado en torno a ésta actividad ó más bien en torno a éste estilo de vida que muchos hemos escogido con toda la esperanza de que efectivamente se convierta en una gran profesión de futuro. Nuestra profesión de futuro.

A día de hoy, salir al mercado laboral y ver “lo que hay” se ha convertido en todo un ejercicio de futilidad… como abrir la nevera de un soltero; poco y malo. El mercado profesional pasa una de sus peores épocas y esta depresión social que vivimos los que sufrimos la crisis se contagia como una pandemia realmente dañina y peligrosa. Vayas a donde vayas no escuchas más que frases del estilo de “la cosa está muy mal”… caras largas y perspectivas de futuros negros e inciertos. Constantemente aparecen titulares alargando la fecha prevista en la que saldremos de la recesión y los portales de ofertas de trabajo volverán a manar leche y miel.

En japonés se define el concepto "crisis" sumando los símbolos de "peligro" y de "oportunidad".

Pero en toda negrura siempre hay quien se resiste a pensar que todo deba ser tan lúgubre. Ya es bien conocido que los japoneses, que son listísimos, utilizan los términos “peligro” y “oportunidad” para conformar la palabra “crisis” pero que algunos occidentales decidan importar un concepto tan interesante y con un potencial tan grande es realmente remarcable y enriquecedor. Estamos en crisis por muchos motivos pero quizá el más importante de todos ellos es el hecho de haber consumido un modelo político-económico-social que ha acabado por no dar más de sí y es el momento de mirar de frente a ese peligro y aprovechar esa oportunidad de reinventarse. La batalla se presenta dura ya que son muchos lobbies interesados en que las cosas no cambien o lo hagan sólo de manera superficial para poder mantener las estructuras de poder que han venido funcionando y beneficiando siempre a los mismos.

¿Suena demasiado anarquista? Veamos… no planteo una revolución. Al menos no desde el punto de vista clásico. No llamo a las armas a nadie. Sólo señalo que esa revolución, en un sentido en el que jamás se le ha otorgado al término, ya está planteada… está pasando. Existe toda una generación de personas que cada día plantean nuevos caminos de cara a cambiar lo que establecemos como verdades inmutables. Gente muy “sesuda” a la que admiro y respeto y que, del mismo modo que otros contagian negrura y depresión, ellos emanan energía y optimismo para ver cada día la espesura que nos rodea con nuevos ojos y entender que siempre hay otra vía.

Así pues me comporto como un valiente recluta de éste ejército creciente. Pertenezco orgulloso al batallón CMUA (Community Manager Universidad de Alicante) y contagio y me dejo contagiar de ésa filosofía tan positiva. Creo y descubro nuevas rutas y veo cada día que las posibilidades existen pero hay que tener los ojos bien abiertos para poder reconocerlas. Aquí, tanto los profesores como los propios compañeros y conferenciantes externos se encargan de ello… y si te dejas impregnar vivirás esta revolución en primera persona. Y cuando esto suceda, cuando termine esta época de vacas flacas y todos volvamos a estar encantados de nuestra propia vida, siempre podrás mirarte en el espejo y pensar; yo estuve allí… yo lo hice posible.

Anuncios