Etiquetas

, , , , , , ,

Hace poco, en el Curso de Community Manager al que asisto actualmente en la Universidad de Alicante se definía LinkedIn como la red social de los que no se pirran por las redes sociales. Qué sinsentido, ¿verdad? Para nada. LinkedIn es la red social profesional más exitosa del mundo y cuenta ya con la nada despreciable cifra de 150 millones de usuarios registrados según las cifras de éste mismo mes. Y, paradójicamente, el usuario medio que engrosa las filas de esta interesantísima plataforma disiente de la idoneidad de otras redes sociales como Facebook o Twitter como herramientas de marketing o promoción.

LinkedIn

LinkedIn es la mayor red social profesional del mundo

En Linkedin la gente se dedica a hacer negocios, ni más ni menos. No se pierde el tiempo en comentarios chistosos, fotos de las vacaciones o divertidas aplicaciones. Digamos que no se pierde el tiempo y punto. ¿Qué haces que aún no estás en LinkedIn?

  1. Completa tu perfil. Esto no es Facebook, que quede claro. Eso de abrir una cuenta que sirva de puerta de entrada al entretenido mundo del voyeurismo en redes sociales no tiene cabida en LinkedIn. Las cuentas incompletas son penalizadas por los usuarios de ésta red con el peor de los castigos; el ostracismo social. Así que ponte con ello y procura redactar un extracto interesante y que enganche, utiliza keywords ya que los perfiles de LinkedIn indexan generosamente en Google, define tus puntos fuertes y capacidades y añade el máximo número de líneas de currículum pero no mientas. Ten en cuenta que es más que probable que te encuentres a antiguos compañeros o incluso a tu jefe de aquella empresa de la cual apareces como Director de Compras pero en realidad te dedicabas a meter facturas en el sistema informático. En LinkedIn las mentiras curriculares tienen muchos boletos para ser descubiertas así que tampoco abuses de los idiomas a “nivel alto” a menos que sea cierto. Sé humilde y sincero y entiende que en esta era 2.0 uno ya no es quién es… sino también quienes le siguen. Tus followers de Twitter dicen quién eres y, en el ámbito empresarial, tus contactos en LinkedIn redefinen tu nivel como profesional. Por esto…
  2. Tu Red de Contactos habla de ti. Empieza por lo básico; añade a tus compañeros de trabajo y amigos pero, ojo… entiende que Linkedin tiene un componente profesional crucial. Si eres abogado pero llenas tu red de contactos de personas relacionadas con el punto de cruz probablemente te encuentres fuera de lugar y tu audiencia será poco sensible a escuchar, entender o dar respuesta a tus motivaciones. Por eso lo mejor es establecer un objetivo y trabajar por su consecución. Recuerda que cada red social tiene su lenguaje y su temática particular. Focaliza la actividad a la que te dedicas o a la que te quieres dedicar en función de tu formación, tu experiencia o tu trayectoria y añade a aquellos contactos que a lo largo de tu vida han podido suponer un estímulo para la consecución de ese objetivo; profesores, jefes, antiguos compañeros… No te limites por tus propios prejuicios. Si tu antiguo jefe te despidió es probable que le guardes rencor pero es mucho más probable que no fuera nada personal con lo que, con el tiempo, la posibilidad de agregarlo a tu red de contactos implica cercanía y madurez. Si tienes suerte ese antiguo jefe tuyo podrá completar tu perfil con recomendaciones y, como poco, siempre podrás presumir de tener una red de contactos fundamentada en personas con capacidad de decisión en las empresas en las que trabajan. Estar cerca de directivos no te convierte en uno pero sí en alguien sensible a sus necesidades y al tipo de trabajo que se desarrolla en estas esferas. Entiende que la palabra líder tiene gradaciones y que estar cerca de alguien cuya opinión puede marcar una tendencia puede otorgarte cierto relumbrón. No es ideal pero es una buena estrategia para arrancar. Más tarde tendrás que volar por tu cuenta y eso no lo lograrás sólo con tus contactos si no con  tu…
  3. Contenido de calidad. Probablemente este sea el concepto más merecidamente repetido en las Redes Sociales. Eres aquello que compartes. Si tu twitter sólo dice bobadas y tu muro de Facebook se hace eco de tus proezas nocturnas en los bares de tu ciudad verás que las Redes Sociales no son tus aliadas para tu futuro profesional. Pero si las utilizas para viralizar contenidos que te motiven y que complementen lo que dice en tu currículum verás que cuando se dice que un alto porcentaje de los candidatos a un puesto de trabajo son rechazados por una mala gestión de sus perfiles sociales, tú perteneces al grupo de los admitidos. Para dotar de calidad a los contenidos existe una fórmula magistral que funciona siempre; que los generes tú mismo. Es probable que estos contenidos no gocen, al menos al principio, de la repercusión de los grandes pensadores pero dejarán claro que tienes una opinión fundamentada y que no eres alguien dispuesto a asumir verdades absolutas vengan de donde vengan. LinkedIn es un lugar realmente propicio para ello ya que puedes hacer llegar tus opiniones, tus dudas y tus inquietudes a verdaderos gurús en la temática que te interesa. ¿Cómo dar con ellos? A través de…
  4. Los grupos de LinkedIn. Los profesionales de ésta red social se aglutinan en torno a grupos según temática. Mientras que algunos son plenamente públicos y de libre acceso hay otros privados o que precisan de previa aceptación para ser considerado miembro. Entra en grupos afines a tu perfil y objetivo. Es más, segmenta las diferentes parcelas de tu actividad según los grupos líderes para cada una y participa activamente en ellos como un miembro más. Aporta contenido, responde las dudas que puedas y propón nuevas cuestiones. Esto multiplicará tu red de contactos rápida y eficazmente y te posicionará como miembro influyente dentro de los grupos. Tu perfil se va pareciendo cada vez más al de un líder. Entonces, ¿qué te falta?
  5. Crea tu propio grupo en LinkedIn. Piénsalo primero, si ya hay un grupo que se ajusta a lo que quieres crear mejor no lo hagas. Pero siempre puedes darle a la idea una vuelta de tuerca más y dotar al grupo de un cariz que lo diferencie y lo especialice. Entonces sí. Créalo y dalo a conocer. Difúndelo por otros grupos de temática similar y aglutina a tus contactos entorno al mismo. Propón temas e invita a administradores de otros grupos a que se unan y aporten también su contenido en tu grupo. Presenta los productos de tu empresa, anuncia eventos o publicita tu canal. Aquí tu eres el jefe pero no te conviertas en un déspota y mantén la actitud humilde y colaboradora o pronto serás el rey de un país sin habitantes. ¿Lo oyes? El pueblo te aclama… ya eres un líder.

Estadísticamente un perfil de LinkedIn con un centenar de contactos y que participe en, al menos, quince o dieciséis grupos tiene todas las papeletas para desarrollar una estrategia firme y consolidada en ésta red social. Para un newbie puede parecer un lead un tanto alto pero tras unos meses de trabajo recogerás frutos en forma de ofertas de trabajo, solicitudes de colaboración, interesantes contactos… No te pierdas el SlideShare de la sección Multimedia en el que Naiara Pérez Villarreal, una fantástica blogger recién descubierta, explica algunas claves sobre esta fundamental herramienta.

No esperes ni un momento más. Únete a la Red Social para la gente que no pierde el tiempo en las Redes Sociales. Te espero en LinkedIn.

Anuncios